LIEUX DE MÉMOIRE et D'HISTOIRE
de L'IMMIGRATION et de L'EXIL ESPAGNOLS en ÎLE-DE-FRANCE
un site créé par la FACEEF

FAEEF

1968 - 1991


Federación de Asociaciones Españoles Emigrantes en Francia


La constitución de la Federación de Asociaciones de Emigrantes Españoles en Francia, a pesar de ser la primera federación de este tipo, se inscribe dentro de un proceso más general del asociacionismo emigrante español propio del último tercio del siglo XX, mediante el cual las diferentes asociaciones de españoles y españolas emigrantes en Europa tienden a federarse [1].


A lo largo de toda su existencia, alejada del sentido mutualista del asociacionismo primigenio −debido en parte a los convenios bilaterales firmados entre el régimen franquista y la República francesa, así como por el desarrollo del Estado de bienestar en el país galo− sus actividades se centrarán en coordinar las acciones de los diferentes centros y asociaciones. Éstos llevaban a cabo actividades culturales vinculadas al país de origen ; contando, a su vez, con un cierto sentido instrumental, en cuanto gran parte de sus acciones iban destinadas a ayudar a los emigrantes en la resolución de problemas con la administración francesa, tales como gestionar permisos de residencia, ayudas al acceso a los derechos sociales, etc. Esto es, por un lado, se centraba en la pervivencia de la cultura entre la población emigrada, al tiempo, que realizaban una labor análoga a las de las asesorías de los sindicatos.

En sus inicios, la FAEEF albergaba en torno a unas doce asociaciones distribuidas por la región parisiense y contaba con un carácter apolítico y laico, como obligaba la ley francesa de 1901 que regía el asociacionismo. Sin embargo, la FAEEF tuvo en sus orígenes relaciones privilegiadas con la administración franquista, que promovió su creación y de la cual recibía parte de su financiación. A cambio de este apoyo financiero e institucional, la FAEEF divulgaba entre sus centros asociados informaciones y propaganda de las diferentes administraciones franquistas [2].

A pesar de este apoyo, no se puede señalar a la FAEEF como si fuese uno de los aparatos del régimen dictatorial a la hora de implementar sus políticas en torno a la emigración, en cuanto las fronteras ideológicas dentro del asociacionismo emigrado y obrero son difusas, lo que se debe, en gran parte, al pluralismo inherente al mundo asociativo en general. Así, si en el plano cultural las asociaciones recreaban, a su manera, la cambiante cultura española de su época, esto no puede ser interpretado como la expansión de la « españolidad » pensada por los propagandistas franquistas, sino más bien como una manera de sociabilización entre las poblaciones e, incluso, de expansión y promoción de la cultura ibérica. Prueba de esto último, el alto porcentaje de franceses y no españoles que participaban en dichas manifestaciones.

Lo difuso de las fronteras ideológicas de la FAEEF se observa también en las diferentes tensiones que se producen, sobre todo a partir de 1973, entre ella y los órganos de la administración franquista en el exterior, en relación con diferentes cuestiones relativas al estatus y los derechos de los trabajadores y trabajadoras emigrantes. Así como por el hecho de que algunos centros federados comenzarán a protestar, en el mismo periodo, por la ineficiencia del Instituto Español de Emigración [3].

Paralelamente, no se debe obviar que con la ampliación de la Federación al resto del territorio francés, −cuya finalidad era la de reagrupar nuevos centros y asociaciones− el espectro ideológico de la misma se amplió considerablemente. Esta ampliación, junto al pluralismo ideológico inherente a las asociaciones voluntarias de la sociedad civil y la estrategia del PCE de integrarse en el mundo asociativo, conllevó que el antifranquismo se introdujese en las instancias decisorias de la FAEEF, de ahí que militantes antifranquistas terminen accediendo a puestos en las juntas directivas de algunos de los clubes federados. Aunque, por otra parte, este proceso de integración de posturas antifranquistas dentro de la federación, tampoco puede ser interpretado como una toma de posición ideológica de la misma [4].

Sin embargo, las reivindicaciones y manifestaciones de solidaridad por la restauración de la democracia en España, sí que tuvo cierto calado en el asociacionismo, de ahí que tras la muerte del dictador, la FAEEF diese un giro definitivo y comenzase a mostrarse más reivindicativa con la administración española a la hora de defender los derechos ciudadanos de los y las emigrantes españoles en Francia.

En esta línea, continuando con la tendencia a federarse del asociacionismo emigrante, algo más de una década más tarde se fusiona con la Asociación de Padres de Familias Emigrantes Españolas en Francia (APFEEF), concretamente en 1991, dando lugar a la actual Federación de Asociaciones y Centros de Emigrados Españoles en Francia (FACEEF).

Références

- Babiano, José, « Los emigrantes españoles en Francia : Asociacionismo e identidad cultural », in Martín Múñoz, Gemma, España, país de migraciones, Migrance, nº. 21, tercer trimestre, 2002.

- Babiano, José, « Les ouvriers ont une patrie : immigration espagnole et associationnisme ethnique », in Tur, Bruno y Gasó Cuenca, José Gabriel (coord.), Un siècle d’immigration espagnole en France, Migrance, nº. hors série, troisième trimestre 2007.

PORTFOLIO
DOCUMENTS
Premier règlement intérieur de la FAEEF, 1968.
Inventaire du fonds documentaire de la FAEEF réalisé par la Fondation 1° de Mayo de Madrid.
Projet de définition des statuts de la FAEEF, février 1974.
Mots-clés