LIEUX DE MÉMOIRE et D'HISTOIRE
de L'IMMIGRATION et de L'EXIL ESPAGNOLS en ÎLE-DE-FRANCE
un site créé par la FACEEF

Casa de España

1978 - 1992



La Casa de España fue creada en 1978 con el fin de promover las culturas hispánicas en el extranjero. Desde 1979, contó un gran éxito, acogía en torno a 3000 personas por semana y proponía numerosas actividades durante el fin de semana. Cantantes (Amancio Prada), poetas (Antonio Gala), políticos (Santiago Carrillo, Felipe González), escritores (Jorge Semprún), actores (Victoria Abril) y realizadores (Pedro Almodóvar) comienzan a frecuentar la Casa de España a partir de los años 1980.


Exposition des caricatures d'Andres Vazquez de Sola.

La Casa de España fue creada en 1978 por la Dirección General de la Emigración del Ministerio del Trabajo y de Asuntos Sociales español en contacto con el Instituto Español de Emigración (IEE). En esta dirección se encontraba un edificio que seŕa posteriormente adquirido por el Estado español, concretamente, en 1976.

En la misma época, numerosas Casas de España surgen en los países donde los emigrantes se habían instalado : RFA, Países Bajos, Suecia, y en otras partes del mundo. En Francia, las diferentes Casas también contaban con una implantación en diferentes provincias, en las regiones donde la comunidad española era importante. Un director enviado de Madrid se encargará de administrar esta institución. Al principio, Vicente Vallero, director hasta 1980, es el único. Dispone de una sala de juegos para que los españoles puedan reunirse allí y jugar a las cartas, de una sala de televisión y de máquinas de escribir para los cursos de mecanografía dispensados a las mujeres.

De hecho, el régimen concibe la política de emigración como una política de asistencia y de control de las diversas colonias de españoles en el extranjero. Es la idea que preside la creación de las Casas de España. Sin embargo, Madrid se equivoca en las condiciones de vida de sus nacionales residentes en París, que no necesitan formaciones profesionales.

En un primer momento, los locales no cuentan con público : siendo un lugar impuesto de forma jerárquica, los emigrantes españoles se implican poco. El director, muy joven (26 años), funcionario del ministerio del Trabajo, se encuentra con Pepe Agost, llegado a París en 1974 con una beca para realizar estudios de teatro y quien forma parte de una compañía que busca un lugar para ensayar. El lugar tiene potencial : es un gran edificio, que cuenta con numerosas salas. Rápidamente, piensan en organizar allí exposiciones, abrir una biblioteca, resumiendo, pretenden convertirlo en un verdadero centro cultural.

En un primer momento, las asociaciones de emigrantes no intervienen, pensando que este nuevo lugar estaría reservado para la élite social. Sin embargo, para hacerlo un lugar cultural, la dirección desea introducir allí las asociaciones. Un consejo de administración que reagrupa las principales de entre ellas, es creado y presidido por el director de la Casa de España, lo que fuerza la administración española a abrir el lugar y a transformarlo en un espacio de exposiciones, de conciertos, de obras de teatro, etc.

La inauguración oficial tiene lugar el 28 de octubre de 1978. Desde 1979, la Casa de España es un escaparate de la proyección cultural española en París y conoce un gran éxito : abierta desde las 9 de la mañana a las 9 de la noche, acoge un promedio de 3000 personas por semana y propone numerosas actividades durante el fin de semana.

En el primer piso se encuentran la administración y la sala de conferencias ; en el segundo piso, una sala de exposiciones ; en el tercero piso, la biblioteca ; y en el cuarto piso, el apartamento del director y del portero. También hay una gran sala polivalente, una pequeña sala de imprenta y unos talleres en el patio : uno para los niños, un taller cerámico y un taller de grabado.

Al principio, todos los empleados son españoles (un director, un contable, un encargado de la cultura que no es otro que Pepe Agost). Paco de Rosa también trabaja allí como colaborador, dando cursos de guitarra y animando noches musicales. La media de edad del personal (una quincena de personas muy implicadas en el proyecto) es de 26 años. Una de las primeras grandes exposiciones se efectúa en 1982 (exposición de Antonio Saura con textos de Rafael Alberti). Esto supone un hito. A partir de entonces, cantantes (Amancio Prada), poetas (Antonio Gala), políticos (Santiago Carrillo, Felipe González), escritores (Jorge Semprún), actores (Victoria Abril) y realizadores (Pedro Almodóvar) comienzan a frecuentar la Casa de España.

Una exposición sobre Goya atrae al mismo Joan Miro, que también acepta organizar allí una exposición. Desgraciadamente, en 1984, la Casa debe cerrar por obras y la exposición Miro ve la luz más tarde en 1986, después de su muerte. Durante estas obras, un auditorio, una sala de exposiciones y un teatro son habilitados.

La historia de la Casa de España se puede dividir en dos periodos]. El primer período, durante el cual tenía que demostrar su capacidad para devenir un lugar dedicado a la cultura, está marcado por tres exposiciones (sobre los primeros hombres, sobre Goya y sobre Saura). Cerca de 25 conciertos y seis obras de teatro son interpretados por año.

El segundo, donde la reputación de la Casa ya es reconcida por todos : acoge las exposiciones Malraux y España (con textos de Semprún, obras de Picasso y el avión de Malraux) y París por Supuesto (reúne las obras de todos los grandes artistas en París en los años 1980).

En lo que compete a los lazos tejidos con el medio asociativo español, el primer período supone una participación bastante estrecha con la APFEEF, la FACEEF, Flamenco en Francia, colaboración que, sin embargo, baja de intensidad durante el segundo período.

En 1992, debido a una decisión del Ministerio del Trabajo español (bajo el gobierno de Felipe González), la Casa de España se cierra y es reemplazada por el Instituto Cervantes, financiado exclusivamente por el Ministerio español de la Cultura. Esto traduce un giro en la vida sociopolítica de España, la de un país que deja de ser exportador de emigrantes, que no tiene por qué integrar a sus ciudadanos en el extranjero.

Références

PORTFOLIO
Affiche du spectacle Ligazón.
Mots-clés